Inicio Quiénes somos Fisioterapia Psicología Instalaciones Horarios y tarifas Enlaces de Interés


logo
banner

Ponemos nuestras manos al servicio de tu salud



OTRAS TERAPIAS

otras terapias


Además de la Terapia Manual, las técnicas punturales (acupuntura y punción seca) o el VNM (Vendaje Neuromuscular), en FisioElena utilizamos otras terapias como complemento a las anteriores, como son el Pilates, la electroterapia y el biofeedback.
 

Pilates:

    Es un método de ejercicio activo, también llamado "Contrología", ideado por Joseph Pilates a principios del siglo XX. Se basa en el control postural (sobre todo de la Pelvis, lo que Pilates llamaba el "Power House"), la coordinación de movimientos, la respiración, la concentración y la precisión en la ejecución de los ejercicios. Con esta forma de trabajar, podemos notar mayor elasticidad, mejor postura (no sólo mientras realizamos el ejercicio, sino en nuestra vida diaria), mejor tono muscular... por lo que es muy recomendable tanto para personas sanas, como para pacientes que tengan patología musculo - esquelética y de Suelo Pélvico (aunque siempre tras una valoración que determine los ejercicios que están recomendados y los que no) y para embarazadas (teniendo en cuenta las limitaciones que implica esta situación). Es muy importante que el ejercicio sea controlado y corregido (por ello, es recomendable que las sesiones sean en grupos reducidos para poder controlar específicamente a cada alumno o paciente). Actualmente, en FisioElena realizamos sesiones indibiduales de una o media hora, en las que adecuamos cada ejercicio, específicamente a cada paciente y la situación en que se encuentra cada día.



Electroterapia:

    Es una técnica que utiliza la electricidad en el tratamiento de lesiones y enfermedades. A través de unos electrodos colocados en la piel, se transmite la corriente eléctrica a la zona elegida.

    Utilizamos la electroterapia por su efecto antiinflamatorio, analgésico, de mejora del trofismo y la actividad muscular (para potenciar y fortalecer), térmico... Existen algunas contraindicaciones para la utilización de la electroterapia (embarazo, marcapasos, prótesis, procesos tumorales, infecciones...), por lo que es importante informar al Fisioterapeuta de cualquier situación en la que nos encontremos, para recibir el tratamiento de forma segura.

    Existen diversos tipos de electroterapia que pueden ayudarnos como complemento a otras técnicas

    En FisioElena, ocasionalmente, utilizamos:

- TENS: es un tipo de electroterapia, de baja frecuencia, cuya función principal es disminuir el dolor de una zona determinada. 

- Electroestimulación: se utiliza para mejorar o recuperar la capacidad contráctil de un músculo que tenga disminuida su fuerza (por alguna lesión o periodo de inactividad). Se ultiza como complemento a la contracción activa (en el caso de la mejora de la contracción) o sin contracción (en las primeras etapas de recuperación tras una lesión o cirugía, en la que todavía no hay prácticamente nada de contracción activa por parte del músculo). 

- Ultrasonidos: en este caso, se transfiere una onda mecánica (vibración) a través de un medio físico (gel), que permite que pueda propagarse y transmitir la energía a la profundidad de los tejidos. Mejora la cicatrización de las lesiones, ya que acelera la curación y mejora la calidad de la reparación de los tejidos; además, aumenta el flujo sanguíneo (por lo que mejora la inflamación localizada), incrementa el metabolismo local y tiene efecto antiálgico y espasmolítico.



Biofeedback:

    Es una técnica activa de autocontrol biológico. Se fundamenta en dar al paciente información constante y precisa sobre la respuesta fisiológica en la que estamos trabajando. De este modo, cuando el cerebro recibe esa información constante, se hace consciente de esa respuesta y aprende a modularla y controlarla. Es decir, se basa en la posibilidad de control y modificación voluntaria de procesos corporales al tener información acerca de ellos.
    Con esta técnica tenemos mayor consciencia del ejercicio que queremos trabajar y esto nos permite crear un programa personalizado y adaptado al paciente, la patología y la evolución de ésta.
    Es una herramienta que se usa tanto para valoración como para el tratamiento, aportando información objetiva del progreso. Además, mejora la motivación del paciente y la adhesión al tratamiento.
    En Fisioterapia, podemos utilizarlo para la normalización del tono muscular (tanto por hipertonías como por hipotonías), mejorar alteraciones sensitivas, trabajar la propiocepción, los problemas respiratorios, para controlar el dolor, reeducar la marcha, los movimientos y los gestos, mejorar el control postural, corregir las disinergias, para tomar consciencia de la contracción... Por tanto, se utiliza en diferentes patologías (neurológicas, traumatológicas, respiratorias...). En FisioElena, lo utilizamos, fundamentalmente, en las alteraciones del Suelo Pélvico.
    No existen contraindicaciones en el uso del biofeedback. El único requisito imprescindible es la colaboración activa del paciente, por lo que, si un paciente tiene alguna circunstancia que le impida colaborar en el tratamiento, no podremos trabajar con esta técnica.

  Podemos utilizar como biofeedback elementos sencillos y cotidianos como un espejo y otros más concretos (inspirómetro incentivado...) y, por otra parte, existen aparatos específicos. En FisioElena, utilizamos los siguientes:
   
    - Biofeedback ecográfico: Lo utilizamos, fundamentalmente, para trabajar en Suelo Pélvico. Colocamos un ecógrafo en la entrada de la vagina o del ano o en el abdomen para ver cómo se contraen los músculos o cómo se mueven los órganos. Al tener una imagen visual, en movimeinto, de "lo que está pasando dentro de nosotros", somos capaces de determinar si estamos contrayendo o relajando un músculo, si estamos empujando "hacia dentro o hacia fuera" o si los órganos se mueven o no y si lo hacen en la dirección correcta. El hecho de ser consciente de esto, nos permite saber "si lo estamos haciendo bien o no", o con qué intensidad o número de repeticiones tendremos que trabajar en casa.

    - Biofeedback de electromiografía:  En este caso, se colocan electrodos que recogen la actividad eléctrica de los músculos. Nos permite saber con qué intensidad estamos contrayendo estos músculos, si somos o no capaces de relajarlos totalmente, la velocidad a la que se contrane y relajan y si, realmente, estamos trabajando con los músculos correctos.

    - Biofeedback de presión:  En este biofeedback (que usamos en el Suelo Pélvico) utilizamos una sonda de presión vaginal o rectal que nos permite saber la cantidad de presión que somos capaces de ejercer o si estamos "apretando demasiado" y no somos capaces de relajar del todo. 

 

 
fisioelena@live.com
Facebook
Nº de autorización sanitaria 1606514 / 1607766
Av. Reina Sofía, 2 Local
16400 Tarancón (Cuenca)

969 32 30 88 - 689 671 655